Descargar publicación completa

GUÍA DE INTEGRIDAD PARA PYMES

El 24 de septiembre del corriente la Oficina Anticorrupción (OA), organismo técnico especializado en materia de promoción de la transparencia y lucha contra la corrupción, inició un proceso de consulta pública para la elaboración de una guía para la implementación de Programas de Integridad en PyMEs (en adelante, la “Guía”), que se extenderá hasta el próximo viernes 4 de octubre inclusive.

30.09.19

Bethular, Gustavo / Foressi, Dolores

La Guía tiene por objetivo brindar a las PyMEs herramientas e instrumentos prácticos en materia de anticorrupción, contemplando las particularidades propias del sector. La misma propone 6 (seis) pasos para la elaboración de un programa de integridad: (i) Compromiso de la organización de crear una cultura de integridad; (ii) Evaluación de riesgos de corrupción propios de la empresa; (iii) Definición de un plan de acción; (iv) Implementación y asignación de recursos; (v) Medición de impacto y mejora; (vi) Comunicación interna y externa.

El sentido de la Guía deviene de la sanción de la reciente Ley de responsabilidad Penal de la Persona Jurídica N° 27.401 en marzo de 2018, a partir de la cual las personas jurídicas tienen responsabilidad por ciertos delitos asociados a la corrupción, independientemente del tipo de empresa de que se trate. Es decir que la atribución de responsabilidad tiene lugar sin importar las particularidades de la empresa. Asimismo, dicha ley promueve la auto-organización empresarial por medio de la implementación de programas de integridad.

En ese orden de ideas, la Guía responde a una necesidad actual de las PyMEs, puesto que los mecanismos y procedimientos internos propuestos por la Ley N° 27.401, implican para las PyMEs altos costos, así como un excesivo esfuerzo, muchas veces difícilmente alcanzable, teniendo en cuenta su capacidad económica y tamaño.

La Guía, como tal, no resulta de cumplimiento obligatorio ni reemplaza las evaluaciones propias que cada organización debe realizar. Sin perjuicio de ello, resulta un conjunto de recursos sumamente valiosos y útiles a la hora de llevar adelante la compleja tarea de prevención, control y supervisión a realizar por las personas jurídicas en materia de Compliance.